trucos-desinfectar-cocina

06/08/2020

5 trucos para desinfectar tu cocina

Ahora más que nunca todos queremos que nuestra cocina esté perfectamente desinfectada. Sobre todo tras haber leído una y otra vez que hay más bacterias en esta habitación que en el cuarto de baño, lo que nos ha horrorizado a todos. 

Nuestra salud y la de nuestra familia es importante y cocinar en un espacio limpio y desinfectado contribuye a su cuidado para tener una cocina perfecta. Por eso, te ofrecemos algunos trucos que te ayudarán a conseguir el máximo de desinfección.

 

1) Elige correctamente los materiales de limpieza

 

¿Cogerías una toalla llena de suciedad para secarte al salir de la ducha? Claro que no. Pero sin embargo, para limpiar tu cocina y desinfectarla a veces usas un paño que lleva ya dos días colgado en su percha o un estropajo repleto de bacterias.

Recuerda que es muy importante que el estropajo se desinfecte con frecuencia. Una manera de hacerlo es dejarlo toda la noche en agua caliente con un poco de lejía. Así, por la mañana, se podrá limpiar con él sin problemas y dejar tu cocina arrital lista.

Los paños de cocina deben de cambiar todos los días, ya que la humedad que acumulan es un foco de bacterias muy importante. Así que si vas a limpiar, coge paños y bayetas perfectamente limpios, preferentemente tras un lavado a 60º o haber estado a remojo en agua con lejía.

Los productos que utilizas para desinfectar también son importantes. Elige aquellos que son suaves con tus superficies pero muy efectivos con virus y bacterias. El jabón neutro es perfecto para limpiar pero si quieres algo específico para la Covid-19, puedes consultar la lista de limpiadores con principios que actúan contra el virus que está disponible en la página del Ministerio de Sanidad.

 

2) No olvides los mandos de la cocina, tiradores o el pomo de la puerta

 

Normalmente, todos ponemos mucho cuidado al limpiar las alacenas o las encimeras. Pero hay otros elementos de la cocina que es muy importante desinfectar a fondo porque son los que todos tocamos con las manos. Los mandos de la cocina, los tiradores de las alacenas o el pomo de la puerta son los mejores ejemplos. 

No se trata solo de pasarles un paño, sino de pararse con ellos para desinfectarlos correctamente, sobre todo por la parte interior de los tiradores, a donde es más complicado llegar. 

 

3) Tus platos, en programas de agua caliente

 

El lavavajillas es la mejor opción para platos, vasos y cubiertos ya que el lavado a 60º garantiza la total desinfección. Además, lavando a máquina se ahorra agua respecto al lavado a máquina y se consiguen mejores resultados.

Es importante que, cada poco tiempo, limpies tu lavavajillas y retires los restos que pueda haber en el filtro. Si es necesario, realiza un lavado en vacío para que se acabe de limpiar a fondo.

 

4) Presta mucha atención a tu nevera

 

Es frecuente que nos de pereza limpiar la nevera al completo porque hay muchas cosas en su interior, así que aprovechamos que un estante queda vacío para limpiarlo a fondo y mañana hacemos lo mismo con otro.

Pero esto puede llevar a que partes de la nevera no se limpien correctamente. Por eso, de vez en cuando y aunque nos cueste, hay que vaciar la nevera por completo y retirar todos los estantes y las bandejas de las puertas, así como los cestos de verduras y carne. 

Todo lo que se pueda lavar en el lavavajillas a 60º debe de meterse, ya que será una limpieza a fondo y nos ahorrará trabajo, pero el interior de la nevera así como los espacios para colocar las bandejas, nos tocará limpiarlos nosotros.

Usa un producto antibacterias y antivirus y desinfecta todo el interior con una esponja limpia o con un estropajo muy suave. Deja que actúe bien el producto y pasa un paño limpio para retirar los restos que puedan haber quedado. 

Recuerda que también es necesario limpiar los cajones del congelador, por lo que cada cierto tiempo deberás de asegurarte de que se vacíe. Además, de este modo, evitarás que pueda haber en el congelador comida caducada o que se ha deteriorado.

 

5) Cuidado con el interior de las alacenas

 

Queremos que los muebles de cocina estén impecables durante mucho tiempo pero a veces, los trucos que usamos para conseguirlo no son tan higiénicos como pensamos. Por ejemplo, algunas personas colocan un protector de plástico en las alacenas para que nada vaya directamente sobre el material de las mismas, pero olvida quitarlo cuando limpia.

Este plástico se limpia por encima, como si fuera la base de la alacena, pero bajo el mismo puede haber muchas bacterias e incluso restos de alimentos que han ido a parar allí, como harinas o azúcar. Por eso, es imprescindible quitar el plástico protector, desinfectar el interior de la alacena, el propio plástico y, a continuación colocar todo de nuevo en su interior.

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Asesoramiento en decoración de interiores

Asesoramiento en decoración

Colores, estilos, formas, diseños y todo lo que necesitas para completar la redecoración de tu hogar.